8. Capital Social

mini-enlace directo >> http://bit.ly/CapitalSocial







grabación completa disponible 


En esta clase exploraremos el "capital social" como el concepto que utilizamos para valorar un conjunto complejo de cualidades internas como creatividad, innovación, habilidades sociales, conectividad, inteligencia emocional, conocimiento, sabiduria, conciencia, etc...todas con un papel importante en el re-diseño de cualquier tecnología y por tanto de la sociedad. Se ha criticado mucho el termino "Desarrollo sostenible" por ser inherentemente contradictorio, pero si tenemos en cuenta todos los cuadrantes, podemos ver que el crecimiento en los cuadrantes interiores (desarrollo personal y cultural) es clave para poder reducir el crecimiento material, así que "Desarrollo Sostenible" puede no ser algo contradictorio en absoluto. ¿Cómo diseñamos para incrementar y mejorar el capital social?




Definiciones


El término de "capital social" proviene de una analogía con el de capital económico. 
De todas formas, su escasa fijación en la literatura social y económica hace que sea un tanto difícil de consensuar.

En sociología, el Capital Social es considerado la variable que mide la colaboración social entre los diferentes grupos de un colectivo humano, y el uso individual de las oportunidades surgidas a partir de ello, a partir de tres fuentes principales: 

  1. la confianza mutua, 
  2. las normas efectivas 
  3. y las redes sociales.

El capital social mide, por tanto, la sociabilidad de un conjunto humano y aquellos aspectos que permiten que prospere la colaboración y el uso, por parte de los actores individuales, de las oportunidades que surgen en estas relaciones sociales. 

Una sociabilidad entendida como la capacidad para realizar trabajo conjunto, la de colaborar y llevar a cabo la acción colectiva.





Dado que el concepto de capital social ha sido introducido desde diferentes disciplinas (sociología, ciencias políticas, historia económica, economía, etc.) y debido a que este tema lleva poco más de una década en el ámbito académico, no existe una única definición que logre reunir el consenso de la pluralidad de los investigadores. 


Sin embargo, la mayoría de las definiciones hacen referencia a los términos siguientes: redes, acción colectiva, estructura social y confianza.


La primera definición de lo que hoy se denomina capital social se puede atribuir, siguiendo a Woolcock, a Hanifan en el año 1916, cuando describe el capital social como: “esas sustancias tangibles (que) cuentan para la mayoría en las vidas diarias de la gente: denominadas buena voluntad, compañerismo, simpatía y relaciones sociales entre los individuos y las familias que integran una unidad social... 

Si (un individuo entra) en contacto con su vecino y ellos con otros vecinos, habrá una acumulación de capital social, que puede satisfacer inmediatamente sus necesidades sociales y que puede tener una potencialidad suficiente para la mejora sustancial de las condiciones de vida en toda la comunidad” (Hanifan, 1916:130; en Woolcock 2000).


Después de esta definición el concepto de capital social “desapareció” de la literatura durante varias décadas y no será hasta finales de los años setenta cuando el término vuelve al campo científico. Desde esta fecha han sido numerosos los enunciados que se han realizado del mismo, desde distintos campos científicos.


Pierre Bourdieu lo define en 1985 como las “redes permanentes y la pertenencia a un grupo que aseguran a sus miembros un conjunto de recursos actuales o potenciales”. Pero es a partir de los trabajos de James Coleman (1988), en sociología de la educación y de Robert Putnam (1993, 1996), en ciencias políticas cuando la expresión capital social cobra una mayor importancia. 


James Coleman define el capital social como “los aspectos de la estructura social que facilitan ciertas acciones comunes de los agentes dentro de la estructura”. Robert Putnam lo delimita como “los aspectos de las organizaciones sociales, tales como las redes, las normas y la confianza que permiten la acción y la cooperación para el beneficio mutuo (desarrollo y democracia)”.


3En esa misma línea se encuentran las propuestas realizadas por el Banco Mundial y la OCDE. Para el Banco Mundial el capital social hace referencia a “las instituciones, relaciones y normas que conforman la calidad y la cantidad de las interacciones sociales de una sociedad” (Banco Mundial, 1998). La OCDE lo define, en su informe The Well-Being of Nations: the role of human and social capital (2001) como “las redes junto con normas, valores y opiniones compartidas que facilitan la cooperación dentro y entre los grupos.


Capital social: las relaciones sociales afectan al desarrollo

(Marta Portela Maseda e Isabel Neira Gómez)