BioClimática



La arquitectura bioclimática consiste en el diseño de edificios teniendo en cuenta las condiciones climáticas, aprovechando los recursos disponibles (sol, vegetación, lluvia, vientos) para disminuir los impactos ambientales, intentando reducir los consumos de energía.


Ver artículo en Wikipedia





http://ecocasa.com.es/elementos-principales/
Ver Elementos Principales de una EcoCasa




Casa Bioclimática en los Trópicos



Ahorro de Energía


Una vivienda bioclimática puede conseguir un gran ahorro e incluso llegar a ser sostenible en su totalidad. Aunque el coste de construcción puede ser mayor, puede ser rentable, ya que el incremento en el costo inicial puede llegar a amortizarse en el tiempo al disminuirse los costos de operación.

El hecho de que la construcción hoy en día no tenga en cuenta los aspectos bioclimáticos, se une al poco respeto por el ambiente que inunda a los países desarrollados y en vías de desarrollo, que no ponen los suficientes medios para frenar el desastre ecológico que dejamos a nuestro paso.


Un Concepto Ancestral


A pesar de que parece un concepto nuevo, se lleva utilizando tradicionalmente desde antiguo; un ejemplo de ello son las casas encaladas en Andalucía o los tejados orientados al sur en el hemisferio Norte, con objeto de aprovechar la inclinación del sol. También el ejemplo de los chalets en los Alpes o las casas rurales en muchas partes del mundo, como puede verse en la imagen pueden considerarse como excelentes adaptaciones de la vida rural al clima con estaciones térmicas en todo el mundo. 


En estos dos tipos de vivienda señalados, el establo del piso inferior servía de calefactor en invierno (por el calor despedido con la fermentación de la paja y estiércol o compost) y se sacaban los animales en verano para pastar, sirviendo entonces de aislamiento térmico moderado. 

Además, el segundo piso o ático sirve, originalmente, de pajar o henar durante el invierno, lo cual aísla del frío exterior a la zona de vivienda del primer piso. Y en las viviendas rurales gallegas, el acceso exterior al primer piso donde se encuentran las habitaciones se diseña tradicionalmente para evitar el paso frecuente por el establo.


De la misma forma que un edificio bioclimático busca adaptarse al clima del lugar, los usuarios deben poseer también un comportamiento adaptativo. Implica que hay una doble adaptación, clima y cultura, que lleva a una modificación en la conducta de los individuos y en el tiempo en hábitos culturales. Dado que la sociedad contemporánea se ha adaptado a una tecnología que simplifica la operación de los edificios no siempre un edificio bioclimático es apropiable por parte de sus habitantes.


Aparece una triple resistencia: los inversores que no desean gastar más, los usuarios que no comprenden el concepto bioclimático para operar su edificio y los profesionales y escuelas de arquitectura que privilegian el formalismo por sobre la adaptación al clima.


seguir leyendo en wikipedia






9 OCTUBRE 2012 · DAVID SANZ · ECOLOGÍA · RECURSOS · SOSTENIBILIDAD ·  · 

Eficiencia energética tradicional: los patios interiores

Eficiencia energética tradicional: los patios interiores

La arquitectura tradicional puede enseñar mucho a los arquitectos interesados en la eficiencia energética. En el Mediterráneo, históricamente se han construido casas con patios interiores. La temperatura es más suave que la del exterior: más frío en verano, más calor en invierno. Es sentido común, sí, pero nunca antes se había comprobado científicamente.

Una señora que viva en una casa con uno de estos patios, ya sea en Cádiz, en Alicante, en el sur de Italia o en Grecia, sabe que ese patio es el mejor lugar para pasar las horas de calor de un tórrido verano, aunque no sepa explicar el fenómeno físico que lo propicia. Juan Manuel Rojas, arquitecto, reflexiona sobre la cuestión y plantea que la extracción del aire acondicionadosería más eficiente si la toma de aire se ubicara en el patio, ya que el aire es más frío.

Este investigador, junto a dos profesores de la Universidad de Sevilla, ha desarrollado unaherramienta matemática que, por primera vez, es capaz de medir el complicadocomportamiento termodinámico de los patios. El trabajo se ha publicado en la revista Energies.

En los patios se produce un mezcla de fenómenos de estratificación (el aire caliente sube, el frío baja), convección (los muros calentados durante el día proyectan el aire hacia arriba) y patrones de flujo (formación de remolinos de viento según la geometría del recinto), según explica Rojas. Todos esos datos son los que recoge y analiza el programa, así como las medidas del patio, de los muros el tipo de material con el que se ha construido, etc.

De este modo, se puede cuantificar las ventajas térmicas de los patios y diseñar edificios más eficientes y sostenibles sin que resulte más caro. Sabiduría popular de siglos aplicada científicamente.

Los proyectos ecoeficientes de las últimas décadas han eliminado los patios y, en su lugar, han colocado atrios acristalados. Estos atrios acristalados pueden funcionar bien en climas fríos, pero no en el Mediterráneo.

Las herramientas de calificación energética parten de un dato erróneo: que la temperatura del aire del interior y exterior de los patios no es la misma.

El nuevo modelo de los investigadores se ha validado con éxito en un hotel de Málaga, que sigue las estrategias termodinámicas del patio mediterráneo para mejorar toda su eficiencia energética. Para climatizar el hotel se toma el aire del fondo del patio, que, en verano, puede llegar a estar hasta 9 ºC más fresco que el del exterior. El ahorro energético y económico que supone esta iniciativa es enorme: el consumo del edificio es casi la mitad que los de su entorno.

Los patios más profundos y estrechos funcionan mejor en zonas cálidas, mientras que los patios más abiertos lo hacen en regiones situadas más al norte.



Comments