Biomasa






Se denomina así a la energía obtenida por la combustión de residuos de tipo orgánico para la obtención tanto de energía térmica como eléctrica. Sus usos incluyen a diferentes sectores: residencial, agropecuario, industrial, servicios, etc. También se engloba en este grupo a los denominados biocarburantes obtenidos de múltiples vías como la recuperación de aceites vegetales usados (fritos) para fabricar biodiesel o los llamados cultivos energéticos, que se barajan como una posibilidad futura de gran interés para la sustitución progresiva de los actuales combustibles convencionales en el sector del transporte y la movilidad. Existe ya una Directiva europea que obliga a los Estados Miembros a incorporar a los carburantes tradicionales un 2% de biocarburantes a fecha de 31 de diciembre de 2005, siendo incrementada dicha cantidad en años sucesivos. También se incluye una bajada de los impuestos a dichos biocarburantes al 50%. Junto al biodiesel, entre otros biocarburantes, está el bioetanol como combustible al que se está dedicando mayor atención como sustitutivo de las actuales gasolinas para el transporte y la movilidad.

Aunque se trata de una combustión, y por tanto de la liberación de co2 en el proceso al tratarse de residuos vegetales que formación de sus tejidos (ramas, hojas, frutos, etc) absorben co2 de la atmósfera, el ciclo de dicho gas tiene unas emisiones netas al ambiente que se consideran contrarrestadas a diferencia de las de los combustibles fósiles.

Ejemplo de algunos residuos utilizados como biocombustibles son: leña, ramas, serrines, cortezas, algodón, bagazo, orujo de uva, hueso de aceituna, orujillo del aceituna, cáscara de almendra, cáscara de piñón, paja de cereales, etc..

CALDERAS DE BIOMASA


El uso convencional de la energía de la biomasa en el sector doméstico o residencial es para calefacción o para la producción de agua caliente sanitaria. Existen diferentes equipos de generación de calor: hogares, casetes o insertables, recuperadores de calor y estufas de aire forzado con emisión de calor por convección o convección-radiación.

El combustible comúnmente utilizado en estos casos como biomasa es la leña, que se vende comercializada en formato de residuos triturados y prensados que reciben el nombre de briquetas o pellets. Los pellets al ser de menor tamaño que las briquetas posibilitan el uso de alimentadores automáticos en determinadas calderas lo cual facilita en gran medida su utilización y abastecimiento.


Las instalaciones domésticas de biomasa para calefacción están constituidas por los siguientes elementos:


• Sistema de almacenamiento de biocombustible.
• Equipo de generación de calor.
• Circuito de evacuación de humos.
• Sistema de distribución de calor.
• Elementos auxiliares

Según la cámara de combustión cabe distinguir a los equipos en abiertos (hogares refractarios, chimeneas abiertas) y cerrados (insertables, recuperadores de calor o estufas de hogar). Hay un factor que conviene conocer y es el relativo al rendimiento, es decir, la relación entre la energía calorífica obtenida y la energía consumida. En este sentido los equipos abiertos tienen unos rendimientos que sólo alcanzan entre un 10% y un 35%, mientras que en caso de los equipos cerrados el rendimiento puede oscilar entre el 60% y el 90%. Cuando el combustible utilizado sean pellets, el diseño y modo de operación permite alcanzar rendimiento energéticos entre el 85% y el 90%.


Calentarse con Leña

Estufas de masa térmica

La manera más eficiente de calentar una casa con leña es con una estufa de Masa térmica. Estás estufas alcanzan eficiencias del 70% - 90% y funcionan emitiendo calor radiante en vez de por convección cómo las estufas ordinarias.

Estas estufas  están realizadas con materiales de obra y funciona como una "bateria" que acumula calor y luego lo va soltando poco a poco a su entorno.

Con uno o dos fuegos diarios (45min - 1 hora de fuego) puede ser suficiente para calentar una casa de tamaño medio bien aislada.

Ademas cómo necesita un fuego más bien fuerte durante ese tiempo, son ideales los restos de podas, varás pequeñas, etc...que no tienen ningún valor comercial

¿Cuanta leña hace falta?

La cantidad de leña y el area plantada necesaria va a variar mucho dependiendo del clima, microclima, aislamiento de la casa, tipo de leña...

Una media de 3 toneladas/año para una casa razonablemente aislada de pequeño tamaño es el numero que da "Oxford Ecohouse" de las Universidades de Oxford y Manchester.

Subpage Listing


Comments