Caracoles


La antigüedad del caracol en la dieta humana se remonta a la Edad del Bronce, al menos 1800 a. C., basándose en fósiles encontrados. 

Pero parece ser que fueron los romanos los que explotaron sus propiedades alimenticias llegando incluso a crear lugares para criarlos denominados cochleariumPlinio el Viejo dejó escrito que Fulvius Hirpinus instaló una granja para la cría de caracoles en Tarquinia, sobre el año 50 a. C. 

Los romanos consumían a los caracoles no solo como alimento sino que suponían que era un remedio eficaz para enfermedades del estómago y de las vías respiratorias como dejó constancia Plinio el Viejo, que recomendaba la ingesta de caracoles en número impar como remedio para la tos y males estomacales.


Helicicultura - Cría de Caracoles




Caracoles de Castilla


Yojanan Ramos dirige la primera empresa de Castilla y León del sector de la helicicultura.
La explotación está localizada en Valdeavellano de Tera. Para crearla se siembra una cubierta vegetal sobre una parcela, sobre la que se ponen los alevines que, al cabo de unos meses se seleccionan para su envasado. Toda una alternativa para el campo.
Para conseguir un kilo de carne de caracol son necesarios 200 ejemplares


Creacion de una granja de caracoles




Ciclo Biológico de los Caracoles




Puesta de Huevos del Caracol

Imagenes de la puesta de huevos de un caracol. Hasta un día completo emplea para hacer su puesta.



Anatomía ... y canción 

de Muna Zul


La helicicultura deriva de los vocablos latinos “helix” (tipo de caracol) y “cultivare”(cultivar). 

Entendemos por helicicultura la cría racional en cautiverio, con fines comerciales, de caracoles terrestres comestibles. 

Los caracoles aparecen presentes a lo largo de toda la historia de la humanidad, no solo formando parte de su alimentación, sino también como elementos importantes dentro de las religiones, las artes, la medicina y las tradiciones de diferentes culturas de todas las épocas. 

A principios del siglo XX debido a que la demanda de caracoles y su valor económico era cada vez mayor, algunos pioneros realizaron los primeros intentos de cría verdadera, es decir, controlando todas las fases del ciclo del caracol, incluyendo la producción de crías. 

Actualmente ya se puede hablar de la cría de caracoles terrestres o helicicultura como una actividad zootécnica reconocida internacionalmente pese a la variedad de sistemas de cría existentes.



El caracol terrestre forma parte de la cocina mediterránea, especialmente la española y francesa, como uno de los manjares más exquisitos.


 También cabe destacar que al margen de estas cocinas el consumo del caracol se considera un uso culinario extraño, especialmente en la cocina estadounidense y se equipara a consumir una babosa, puesto que el caracol es precisamente eso, solo que posee una concha propia. 


Suele cocinarse al hervor y servirse acompañado de diversas salsas, aderezadas con hierbabuena.


Los caracoles son consumidos en diferentes partes del mundo. Aunque escargot sea la palabra francesa para "caracol", escargot en un menú inglés generalmente está reservado para los caracoles preparados con recetas tradicionales francesas (servido con su caparazón y aderezado con ajo, mantequilla y perejil).

Comments