Té de compost

El té de compost es una forma de biofertilizante líquido que permite aumentar los recursos disponible para las plantas, proporcionándoles nutrientes y microorganismos en grandes cantidades, con lo que se fomenta enormemente su desarrollo. Puede ser aplicado en las hojas de las plantas, además de directamente al suelo, nutriéndolas por esa vía también y además protegiéndolas de enfermedades. También tiene el beneficio a largo plazo de enriquecer la vida del suelo.
A diferencia de fertilizantes químicos, favorece la simbiosis en lugar de exterminar la vida microbiana, y no provoca daños a las plantas por excesiva concentración de minerales, además de que aumenta la fertilidad del suelo en lugar de degradarlo y contaminar el agua que pasa por él.

Básicamente se produce añadiendo a un contenedor con agua un buen cultivo microbiano inicial (idealmente de compost adecuadamente formado; esto es muy importante para evitar reproducir en grandes cantidades organismos patógenos) y fomentando la vida microbiana y sus actividades de reproducción y metabolismo en ese medio, para lo que se suele airear (ya que suele quererse fomentar los organismos aeróbicos) y añadir azúcares y minerales para ayudar en sus actividades (se suelen usar melazas, emulsión de algas, etc.).

Es muy importante recordar que el conocimiento que se tiene sobre esto es muy limitado.
Experimentalmente se suelen observar resultados muy buenos y hasta sorprendentes, pero no debe subestimarse nunca el poder de los microorganismos, por lo que es totalmente necesario actuar con mucho cuidado para no acabar con cultivos de patógenos que puedan dañar los cultivos o, peor aún, intoxicar a las personas que se alimenten de ellos o los cuiden.


En este vídeo se explica una forma de producirlo, en este caso principalmente a partir de otros tipos de fertilizante líquido, que se añaden a agua que se airea posteriormente para fomentar la reproducción de organismos aerobios.



Comments