Escalera de Participación


Se habla mucho de participación ciudadana 

y es bastanta obvio que hay bastante conflicto y frustración 
en este tema:

por un lado 'cuidadanos' que reclaman mejor servicio ..

.. y por el otro políticos y funcionarios que piden más participación 
(o más responsabilidad y más comprensión)

La Escalera de la Participación es un buen instrumento para clarificar a que nivel estamos realmente trabajando.    También ayuda mucho en pensar como subir - o bajar - nivel de forma responsable (teniendo claro lo que estamos haciendo, con consciencia, transparencia y honestad)


Hay un principio fundamental que a menudo ignoramos, en nuestra cultura consumista - que tan bien nos entrena a ser pasivos "clientes", y además reclamar nuestros 'derechos de consumidor' (y ser unos gran expertos en quejarnos) ...


la participación 

la responsabilidad 

son dos caras 

de la misma moneda:


no hay participación posible sin tomar verdadera responsabilidad y en la medida que alguien es capaz de comprometerse a ser responsable para algo, tanto estará realmente participando.


Entonces en esta 'escalera' de la participación, los niveles más bajos suponen menos participación pero también más facilidad para los ciudadanos (las autoridades se encargan de todo), y los niveles más altos requieren más entrega, tiempo, esfuerzo y responsabilidad por parte de l@s vecin@s ... pero también más verdadera participación.    


La tensión, frustraciones y conflictos realmente solo surgen porqué esta sencilla dinámica no se entiende bien (por ambas partes), o no se toma responsabilidad por las elecciones que estamos (consciente o inconscientemente) tomando.


  Aquí entonces unas pautas para escoger por dónde queremos realmente trepar ...


1) Manipulación por las Autoridades

Este es el nivel más básico, y también más común: el Ayuntamiento se encarga de todo, los ciudadanos votan cada 4 años y delegan el 100% del poder de decisión a los políticos y funcionarios.   Si todo va bien los ciudadanos quedan felices de un trabajo bien hecho en su nombre y no hay ningún problema.   


Este nivel no requiere esfuerzo ninguno por parte de los ciudadanos, más que votar y pagar sus impuestos, y a menudo eso es también lo que deja trabajar bien a buenos profesionales: máximo de confianza y mínimo de interferencia.    

Si no se quedan contentos entonces votan por otros a las próximas elecciones.


Esto también pasa en algunas empresas más modernas: los jefes aportan lo que los trabajadores necesitan para trabajar bien, y los dejan usar su propia creatividad e iniciativa para cumplir su trabajo.  Se reconoce, hoy en día, que esto suele ser mucho más productivo a largo plazo ... pero las empresas también tienen distintas dinámicas que los ayuntamientos o gobiernos - aún que en algunos aspectos es útil ver el tema con esta óptica.


Unos buenos profesionales saben como 'tomar el pulso' de la ciudadanía (o de sus jefes), o están lo suficientemente en sintonía con los deseos de la empresa (que esta sea social o de negocios: de los objetivos comunes) como para asegurar que se cumplan los deseos de todos, e, idealmente, nunca se olvidan quienes son sus jefes realmente.


Si pero los vecinos no son contentos con algún aspecto del trabajo hecho, y no están dispuestos a esperar hasta la próxima elección para un cambio .. entonces hay tensión y problemas.   


Y esto es cuando se intenta subir la escalera de la participación, que sea por iniciativa de una o la otra parte...




2) Terápia 

Este es el próximo nivel y supone un interés por parte de las autoridades por disminuir el conflicto o acercarse a los deseos de la ciudadanía ... pero en plan educar y convencer sobre los planes propuestos, 'desde arriba' (suponiendo siempre que ellos conocen mejor el tema) sin buscar ningún aporte real por parte de los ciudadanos.    Se trata de relaciones públicas y poco más.


Y a veces esto es suficiente: si las quejas realmente son solo porqué no se percibe suficiente trasparencia (y la gente suele preferir tener alguna idea de lo que se está haciendo en su entorno, o en su nombre), entonces solo aportando un mínimo de interés y con un poco de comunicación por ambas partes, todo está bien.


Si pero todavía hay tensión ... tenemos que subir niveles.




3) Informar

Este es un paso necesario hacia la participación legítima, pero a menudo el énfasis se queda en un flujo mono-direccional de la información, con poco o ninguna retro-alimentación por parte de los vecinos.


Aquí el esfuerzo es más que un gesto pero, y a menudo las autoridades sinceramente piensan que están haciendo un gran labor de participación simplemente porqué ponen bastante energía en contar todos los detalles de lo que tienen planificado, para la ciudadanía.    Incluso se puede llegar a gastar considerables recursos en presentaciones y conferencias.


Pero todavía se supone que los expertos son los políticos y los funcionarios, y que los vecinos son más bien unos espectadores de su trabajo.      


Si pero después de tanto esfuerzo para 'informar' los vecinos insisten en querer cambiar los planes... entonces hay más conflicto.



4) Consulta

Aquí es dónde salen las encuestas y los varios montajes de cuestionarios de todos tipos.   


Se reconoce que hay una opinión pública y que hay que tomarla en cuenta, y se hace mucho esfuerzo (a veces se invierten muchos recursos en plan dinero y tiempo) para entrevistar a todos participantes: encuentros de vecinos, investigaciones, sondeos, encuestas ... y más cuestionarios.


Pero  ¿cuanto de esto al final es solo escaparatismo?        


Aún que se desee honestamente hacer buen uso del esfuerzo, una cosa es recolección de datos, otra es usarlos.   Y usarlos de forma efectiva es aún más raro y difícil.   


A menudo si se usan muchos recursos para recolectar datos, no quedan suficientes recursos para actuar con ellos, y eso implica un proceso previo de realmente analizar que aportan en concreto toda la nueva información. 


A final de cuentas es más fácil para todos a largo plazo que la gente participe más holísticamente en el proyecto, que emprender este complejo ejercicio de interpretación ... si es que realmente se pretende tomar en cuenta las ideas.   


Si pero la intención real es montar una simulación de participación, pare que se pueda seguir haciendo lo de antes pero sin tantas molestias, esta es una de las mejores forma de conseguirlo.  


Incluso puede parecer una gran cosa a los ciudadanos, encantados de ser entrevistados, escuchados a fondo y recibir tanta atención, visto que la atención es como el aire para los seres humanos (y tan raramente nos se escucha con buena atención), ambas partes suelen tomar parte en esta comedia con mucho gusto, realmente pensando que se está consiguiendo alguna cooperación real con el proyecto.     


Buenos ejemplos son los varios verdaderos tomos de encuestas ciudadanas que se compilaron en nombre de Agenda 21 Local entre los Ayuntamientos más 'participativos'.    Años de esfuerzo y dinero, a veces, para emplear al detective (que se puede llamar "Agente de Agenda 21 Local") que al final de muchísimo tiempo de investigación presenta la Gran Obra.


Entonces llegamos a saber por ej. que el 87% de los ciudadanos son realmente interesados en el reciclaje, que solo el 56% ha oído hablar de Agenda 21 Local (antes de la consultación) o de sostenibilidad y que el ayuntamiento genera un tot. de x1 toneladas de CO2 y un x2 de basura plástica por año.    


Y ahí se queda la reliquia, eventualmente abajo de muchos otros informes muy caros, sin presupuesto (o imaginación o capacidad) que quede para hacer algo al respecto de los bien documentados problemas.    





5) Aplacar

O apaciguar.     Aquí el escaparate es algo más complejo: básicamente se invitan algunos de los vecinos a representar la voz de la ciudadanía a los encuentros de trabajo del proyecto ... pero sin que tengan ningún poder real de voto. 


Ser oficialmente parte de los encuentros de un proyecto, especialmente como 'representantes' puede hacer sentirse importantes a las personas que participan pero a según de las dinámicas del grupo, si son parte de la junta directiva, si la junta fue creada para hablar por hablar o si tiene poder real de decisión ... a según de eso es o no es realmente 'participación'.


Estos son los niveles cuando realmente se empieza a juntar esfuerzos, que sea entre autoridades y ciudadanos, o cualquier otros grupos dónde hay una diferencia de poder.


Y es difícil porqué equilibrar el poder (que es lo mismo de equilibrar la participación) requiere compartir también la responsabilidad, y desafortunadamente la mayoría de las personas que se quejan porqué no pueden participar realmente no quieren (o no tienen la capacidad o tiempo para) tomar responsabilidad real.


Cuando es una cuestión de no tener los recursos adecuados (tiempo, capacitación, información) por parte de los usuarios / no-expertos esto se puede arreglar, siempre y cuando hay ganas y recursos básicos para dedicarles.   Entonces se pueden subir niveles en la escalera de la participación:



6) Cooperación

Aquí el poder de decisión está re-distribuido a través de la negociación entre los ciudadanos y las autoridades - se empieza realmente a compartir el poder de tomar las decisiones que llevan a las actuaciones y a los cambios.   


Se comparte la planificación y la responsabilidades de toma de decisiones, por ej. a través de comités conjuntas o equilibrando la representación de todos los grupos interesados en las juntas directivas que tienen poder real. 


Esta situación pero requiere considerablemente más esfuerzo por parte de todos.   Concretamente que todos los participantes sean igualmente de entregados e implicados en el proyecto, que tengan tiempo y especialmente el conocimiento necesario para hacer un buen trabajo en conjunto.     


El conocimiento necesario incluye no solo la parte técnica del proyecto en si, si no también como manejar empleados, respetar el conocimiento de expertos, habilidades de comunicación a un nivel medio-alto como mínimo y capacidad de resolución de conflicto por si fallan las de comunicación por cualquier parte.


En la realidad el nivel de cooperación real tiende a funcionar bien cuando hay ciudadanos bastante expertos en materia que a la vez son personas maduras que tienen bastante tiempo libre para dedicarle al proyecto, y también son bien conectados y apoyados por los demás vecinos.    Esto es bastante difícil conseguir a nivel de voluntariado, aún que es posible (por ej. si los representantes son profesionales jubilados).


Pero también es posible conseguir este nivel si el presupuesto del proyecto se usa para crear empleo local y se buscan los trabajadores  primero entre los vecinos.    


Mucho conflicto y resentimiento innecesario sucede porqué es evidente que se busca el contrario de la cooperación cuando las autoridades insisten en emplear personas de otras localidades, habiendo personas locales capacitadas por ello y buscando trabajo, y se ha alocado un presupuesto para mejorar su barrio.





7) Delegar

Aquí los ciudadanos tienen la mayoría en juntas directivas y comités de trabajo, con poder delegado de tomar decisiones.   







Comments