Una receta para fracasar




Una Receta para el Fracaso


Aquí está mi “receta para el fracaso” a prueba de balas.


- No te comprometas. En su lugar, permítete la opción de renunciar. Deja abierta la puerta de atrás.


- Cuestiona tu dedicación a tu meta (o a tu visión/dirección), y permítete dudar si es posible, probable o si merece la pena el esfuerzo.


- Retrasa tu decisión de comprometerte y emplea una infinita cantidad de tiempo explorando todas tus opciones.


- No te comprometas con tu visión; en vez de eso “intenta” alcanzar tu objetivo.


- Evita el miedo a fracasar no comprometiéndote al 100%. De esa manera, si no alcanzas tu objetivo, siempre podrás decir que, en realidad, no lo intentaste realmente en serio y podrás aparentar que, después de todo, no estabas tan interesado en el objetivo.


Te suena familiar?. Yo creo que todos hemos tomado este camino en algún momento. Frecuentemente nos lleva a fracasar. Afortunadamente, existe un camino mejor:


“No tengas miedo de la distancia entre tus sueños y la realidad. Si lo puedes soñar, también lo puedes realizar”.


Belva Davis.-



Basta de Intentarlo - ¡Sólo hazlo!


Con frecuencia cito a Yoda, de La Guerra de las Galaxias, cuando alguno de mis clientes de coaching usa la palabra “intentar”. Yoda, el Jedi Master, le dice al joven Luke Skywalker, “No. No lo intentes. HAZLO o NO LO HAGAS, pero no lo intentes”.



Estar comprometido


Puedes pensar en tu visión como una fantasía o sueño, y esperar que se haga realidad, o puedes comprometerte para lograr tu visión. Incluso si no sabes “cómo” alcanzar tu objetivo, aún puedes comprometerte para conseguirlo. Puedes elegir confiar que descubrirás el “cómo” a lo largo del camino. En realidad, el compromiso suele preceder a que tu estrategia emerja por completo. Primero, te comprometes, y después, trabajas desarrollando una estrategia y un plan.


El compromiso acelera tu progreso y te hace más efectivo. Y te hace más atractivo para la gente y otros recursos que te pueden servir. Esta es mi cita favorita acerca del compromiso:


“Hasta que no estás comprometido, existe incertidumbre, la opción de dar marcha atrás, ineficacia siempre. Respecto a todos los actos de iniciativa (y creación), existe una verdad elemental, cuyo desconocimiento mata incontables ideas y planes geniales: en el mismo momento en que definitivamente nos comprometemos con nosotros, la Providencia también se mueve. Ocurren toda clase de cosas que de otra forma jamás habrían tenido lugar. Una serie de eventos surge a partir de nuestra decisión, alineando a nuestro favor todo tipo de hechos imprevistos, encuentros y asistencia material que ninguna persona habría soñado con encontrar en el camino. He aprendido a respetar las palabras de Goethe: “Todo aquello que puedas o sueñes hacer, comiénzalo. La audacia contiene en sí misma, poder, genio y magia””.

William H. Murray (de su libro “La expedición escocesa al Himalaya).


Tienes una visión irresistible para tu vida y tus negocios? Si es así, en una escala del 1 al 10, ¿cuán comprometido estás en lograr esa visión?.


El compromiso es una elección. Si aún no estás en el nivel 10, te invito a que tomes la decisión de comprometerte...al 100%.


El compromiso parece mucho más atemorizante y desafiante cuando dicho compromiso no es total. Una vez que te comprometes de lleno, te sorprenderá lo fácil que resulta conseguir cosas.


¡Por tu compromiso y éxito!.


Ryan Eliason
Business Coach for Changemakers
www.SocialEntrepreneurEmpowerment.com
 
www.RyanEliason.com






Comments