Pueblos Nativos


No toda la humanidad ha sido lenta en aprender sobre la sostenibilidad.
Hay pueblos que siempre han sido capaces de vivir dentro de los límites de la Naturaleza, 
o por lo menos que reaccionaron más rápidamente cuando empezaron salirse de esos límites.

A menudo los llamamos 'primitivos' pero tal vez, desde el punto de vista permacultural, son más desarrollados: entienden las complejas interrelaciones que sustentan la Vida en el planeta, y han sabido co-crear culturas humanas que han comprobado ser sostenibles a lo largo de decenas de milenios - algo en que nosotros en el mundo 'desarrollado' claramente hemos fracasado.

(La novela Ismael de Daniel Quinn - muy recomendada como libro de pre-texto permacultural - describe este proceso y forma de pensar muy distinta, en una manera sorprendente) y afirma que una de nuestras más urgentes tareas es PARAR DE MATAR AL HERMANO ABEL ...



¿Que necesitamos saber, y cuánto podemos aprender de los Pueblos Nativos, sin romantizarlos, explotarlos, 'consumirlos' o idealizarlos?



¿Has escuchado hablar del Gran Olvido? 
Pasó hace 10.000 años y totalmente afecta tu vida

Por Deep Ecology Hub deep-ecology-hub.com

Este artículo resume las idéas de Daniel Quinn, tal cómo expuestas en su libro "La historia de B", siendo la continuación de "Ishmael". El ensayo original, más largo, se puede leer aquí en Inglés.

El Gran Olvido refiere a la riqueza de conocimientos que nuestra cultura ha perdido cuando adoptamos nuestra nueva forma de vida civilizada. El conocimiento que les permitió sobrevivir a las culturas indígenas, el conocimiento que nosotros mismos también eramos tribales y el entendimiento que nuestra tribu era no más que una cultura de miles. Todo ese conocimiento desapareció un unas pocas generaciones. 

El Gran Olvido representa un enorme colapso cultural el momento que las culturas tribales se encontraron en una sociedad centralizada nueva i estraña. Nuevas creencias, nuevas formas de vida precipitadas en este vacio cultural para llenar ese espacio nulo. Pero sin ser probadas por la selección natural durante miles de años, esta nueva cultura era evolutivamente instable. 

Es sólo reciéntemente que el Gran Olvido fue expuesto. Entender qué es, es la clave para entender nuestra cultura destructiva. Recordar lo que se olvidó, es la clave para nuestro futuro. 

Cómo pasó el Gran Olvido


Empezó hace unos 10.000 años cuando una cultura el Oriente Cercano adoptó una nueva manera de vida que los humanos no habían probado antes. 

Ellos comenzaron a practicar una forma de agricultura intensiva que les permitió vivir en un lugar establecido. Desarollaron grandes excedentes de alimentos que llevó a una explosión geográfica y de población. Lo que comenzó como comunas agrícolas, finalmente se convirtió en pueblos, luego en ciudades y luego en reinos. La civilización comenzó. 

Fue mucho tiempo antes de que alguien comenzó a anotar la historia, varios miles de años más tarde, de hecho. Lo que pasó en el medio fue que la gente de esta cultura se olvidó de lo que había sucedido. Se olvidaron de que alguna vez fueron cazadores-recolectores que vivieron un estilo de vida nómada. Asumieron que la humanidad llegó al planeta al mismo tiempo, como la civilización. Asumieron que la civilización y la agricultura sedentaria era el estado natural de la humanidad, tan natural como le es a un búfalo vivir en una manada y pastorear.

Naturalmente, esto dio lugar a la creencia de que nuestra cultura sólo tiene unos pocos miles de años, que la humanidad había comenzado cuando comenzó la civilización.

Las culturas primitivas que vivían en las zonas marginales de la civilización temprana parecen sugerir que los humanos habían vivido de otra manera. Pero ellos fueron fácilmente explicados. Habían caído desde el estado natural de la civilización; habían degradado al salvajismo. Habían vivido una vez como los seres humanos de pleno derecho, pero se habían olvidado el camino y ahora eran inferiores, eran subhumanos.


Las Raíces Filosóficas de Nuestra Cultura


Este lapso de memoria cultural colectiva; esta creencia de que los seres humanos habían llegado en el mundo como los constructores de la civilización estaba en manos de los pensadores fundamentales de nuestra cultura.

Los filósofos, historiadores y teólogos de las antiguas civilizaciones: Sumeria, Egipto, Asiria, Babilonia, India y China tejían El Gran Olvido en sus obras.

Aquellos que siguieron - los autores hebreos de la Biblia, Moisés, Samuel, Elías, Isaías y Jeremías, los grandes pensadores occidentales, Sócrates, Platón y Aristóteles y los grandes pensadores de Oriente Lao Tzu, Gautama Buda y Confucio - todos tejieron El Gran Olvido en sus obras.

Los pensadores de tiempos más modernos también hicieron lo mismo, no tomaron El Gran Olvido en cuenta. ¿Por qué lo harían? No tenían ninguna razón para creer que los humanos no habían llegado a este mundo como constructores de la civilización. No tenían ninguna razón para creer que esto no era nuestro estado natural. Así que Tomás de Aquino, Francis Bacon, Galileo Galilei, Isaac Newton y René Descartes llevaron adelante nuestra cultura con El Gran Olvido a su raíz.


La Verdad se revela


Paleontología expuso el Gran Olvido. Paleontología dejó en claro que la humanidad no había llegado en el Planeta Tierra cuando surgió la civilización. Habíamos vivido durante un tiempo muy largo, millones de años, de hecho, de una manera completamente diferente. La humanidad no había caído desde el estado natural en la vida primitiva. Así fue como empezamos.

Mirando hacia atrás se podría suponer que la exposición del Gran Olvido habría sido un descubrimiento trascendental. Debería haber sacudido los mismos cimientos de nuestra forma de pensar, las mismas bases de nuestra cultura. Uno hubiera asumido que esto habría dado lugar a algunos cambios fundamentales acerca de quiénes somos y cómo debemos vivir.

Pero no fue así. El Gran Olvido se minimalizó. En lugar de admitir que dos maneras muy diferentes y legítimas de vida habían sido adoptados por la humanidad en su historia, a los pensadores del siglo 19 se le ocurrió esto: el hombre pudo haber nacido en este mundo como un salvaje primitivo, pero estaba destinado a convertirse en un constructor de la civilización.

En esencia, dijeron: "A quién le importa que no llegamos como constructores de la civilización. Era nuestro destino para convertirnos en constructores de la civilización. Ahora que estamos aquí a quién le importa lo que iba delante de nosotros. Aquellas personas que vivieron antes que nosotros no eran más que un precursor para nosotros. Ellos no eran importantes ".

No llegamos como un constructor de la civilización. Pero era nuestro destino de convertirnos en uno.

A los historiadores se les ocurrió una manera conveniente de hacer caso omiso de aquellos humanos que caminaron por la Tierra esos millones de años antes de que surgiera nuestra cultura.

En lugar de aceptar que ellos eran parte de la historia, los historiadores les relegaron a la pre-historia. Estaban ante la historia, porque la historia comenzó cuando comenzó la civilización. Somos las cosas buenas; somos nosotros los que estamos cumpliendo el destino de la humanidad. Nosotros somos los que debemos ser estudiados.

El Mito de la Revolución Agrícola


La transición de nuestra cultura de cazadores-recolectores a la constructores de civilización también fue explicado y minimalizado. El término que nuestros pensadores acuñaron fue "La Revolución Agrícola".

Así es como se explicó: Antes de la revolución agrícola los seres humanos no sabían cómo cultivar o cómo practicar cualquier tipo de agricultura. Vivían como cazadores-recolectores. Una vez que descubrieron la agricultura fueron capaces de asentarse y construir la civilización. La revolución agrícola fue la base de la que toda la grandeza de la humanidad se deriva.

Se explicó de tal manera que nos lleva a creer que la revolución agrícola fue:

Algo que sucedió más o menos para todos.
Algo que sucedió más o menos al mismo tiempo.

La historia se cuenta de tal manera para que pensamos que hay un grupo de personas que lo descubrió y que los que estaban cerca vieron lo que estaban haciendo y pensaron "¡ajá qué mejor manera de hacer las cosas, que mejor forma de vida". Una vez que un grupo se iluminó con el conocimiento de la agricultura de inmediato dejó sus formas primitivas de caza y recolección y se dispuso a practicar "la mejor manera". Podían ver que esto era el destino del hombre y con entusiasmo lo llevaban hacia delante.

Este mito ha impregnado nuestra cultura desde que los pensadores del siglo 19 lo crearon para apoyar su idea de que la civilización es el destino divino de la humanidad. Sin embargo, la revolución agrícola no era una revolución y no tenía absolutamente nada que ver con la agricultura.

Agricultura había sido practicada de muchas maneras y formas diferentes por miles de diferentes culturas por todo el mundo. La agricultura no es exclusivo de la civilización. Lo que es único a la civilización es una forma particular de la agricultura, que en términos de Daniel Quinn se llama agricultura totalitaria.

La revolución agrícola no tenía absolutamente nada que ver con la agricultura.

Agricultura totalitaria subordina todas las formas de vida a la producción implacable de la alimentación humana. Es la creencia de que todo el planeta es nuestro por derecho y que toda la tierra debería ser transformado en alimentación humana.

Esto genera enormes excedentes que genera el rápido crecimiento demográfico y la rápida expansión geográfica.

Por medio de peso por números, agricultores totalitarios invaden regiones vecinas borrando otras culturas y su forma de vida. La revolución agrícola no fue algo que comenzó y terminó hace miles de años. Todavía está sucediendo hoy en día, siendo impulsada por nuestras doctrinas culturales que nos dicen que la tierra es un enemigo que debe ser conquistada.

La revolución agrícola no se trataba de seres humanos encontrando una mejor manera de vivir. Se trataba de una sola cultura de miles de culturas que comienza a vivir de una manera que sólo funcionaba a través del crecimiento exponencial. La civilización no se extendió debido a que era una buena idea. La civilización se extendió a través de la fuerza. El crecimiento exponencial de los agricultores totalitarios desplazó a todos los demás. No fue una revolución; era un experimento que se convirtió en un tren fuera de control.

Así que cuando el Gran Olvido fue expuesto fue cubierto rápidamente. Nuestra cultura ha pasado de creer esto:

Primeros Humanos
|
Nosotros

a creer esto: 

Primeros Humanos
|
Humanos 
Paleolíticos
|
Humanos Mesolíticos
|
Humanos Neolíticos
|
Nosotros


Cuando, de hecho, la realidad se parece más a esto:
Primeros Humanos
|
Humanos 
Paleolíticos
|
Humanos Mesolíticos
|
Humanos Neolíticos
|

El Gran Olvido

|                              |
10,000 otras culturas       Nosotros


Una Nueva Forma de Pensar


La realización del Gran Olvido nos da una nueva perspectiva sobre la historia humana y de nuestro lugar en el mundo. Nos da la oportunidad de ver que otra manera de vivir legítimamente ha existido en este planeta.

La respuesta a esta crisis ecológica no está en seguir torpemente con la misma manera inútil que hemos estado tratando de perfeccionar durante diez mil años. No está en locamente tratar de arreglar una forma de vida que sólo puede tener éxito por seguir creciendo. Finalmente crecería tan grande que se quedaría sin espacio para seguir adelante. Ese momento ha llegado ahora.

En lugar de tratar de ajustar y cambiar nuestro estilo de vida para que de alguna manera funcione, tenemos que tener una revisión completa de la forma en que vivimos.

Ahora podemos estudiar las culturas indígenas y decir que no es que se han degradado al salvajismo.

Ellos no se han quedado atrás en la marcha hacia el progreso; no son los pueblos menos desarrolladas de la civilización.

Viven de una manera que es completamente diferente a nosotros.

Una manera que no es inherentemente inferior y de ninguna manera significa que es un precursor de la civilización. Ahora podemos mirarles con ojos nuevos, con nuevo respeto y escuchar lo que tienen que decir.

Han vivido de forma sostenible en este planeta durante millones de años. Tenemos mucho que aprender de ellos.

Ahora podemos ver que con la crisis ecológica, el problema no es la humanidad. Los seres humanos no son parásitas. Los seres humanos pueden y han vivido de forma sostenible. El problema es una sola cultura. La cultura que comenzó hace 10.000 años con la agricultura totalitaria y todavía se practica hoy. No tenemos que cambiar los humanos. No tenemos que arreglarlos. Sólo tenemos que abandonar una sola cultura destructiva.

No somos el 99% de la población del mundo porque tenemos una mejor manera de vivir. Somos el 99% debido a que nuestra cultura creció y desplazó a los que no necesitan crecer.

Podemos encontrar una nueva manera.

Ayude a difundir la palabra al compartir esta página en sus sitios de redes sociales favoritos. ¡Gracias por su ayuda!

Este artículo resume las idéas de Daniel Quinn, tal cómo expuestas en su libro "La historia de B", siendo la continuación de "Ishmael". El ensayo original, más largo, se puede leer aquí en Inglés.
Para más lectura en Inglés: Limited Wants, Unlimited Means: An Intro to Hunter-Gatherer Economics

¿Quiénes son los Pueblos Indígenas?


Según las Naciones Unidas, hay aproximadamente 400 millones de personas en todo el mundo indígena, lo que representa más de 5.000 tribus distintas. Juntos somos uno de los grupos minoritarios más grandes del mundo, que abarca más de 90 países. Mientras que los pueblos indígenas suman sólo un 6% de la población mundial, representamos el 90% de la diversidad cultural.

PUEBLOS INDÍGENAS HABITAN EL 20% DE LA TIERRA.
ESAS TIERRAS ALBERGAN 80% DE LA BIODIVERSIDAD QUE QUEDA EN EL MUNDO.

No existe una definición rígida de lo que hace un grupo indígena, pero las Naciones Unidas y la Organización Internacional del Trabajo ha esbozado algunas características que por lo general definen un grupo indígena:

● Nosotros descendemos de los habitantes pre-colonial / antes de la invasión de nuestra región.
● Mantenemos un estrecho vínculo con nuestra tierra, tanto en nuestras prácticas culturales y económicas.
● Sufrimos de marginación económica y política como un grupo minoritario.
● Un grupo se considera indígena si se define a sí mismo de esa manera.

Cada grupo indígena es único. Hablamos miles de diferentes idiomas, y nuestras tradiciones son tan diversos como nuestras tierras. Sin embargo, hay principios básicos que todas las comunidades indígenas comparten. Estos principios son la base de todas las prácticas indígenas, y es por ellos que nuestras economías y nuestras sociedades sean equitativos, equilibrado y sostenible.


Es importante que los miembros de la cultura de los colonos se alían con las comunidades indígenas que luchan por sus derechos y la supervivencia:
 http://deepgreenresistance.org/es/who-we-are/about-deep-green-resistance

Wade Davis



A través de los sagaces ojos y los relatos de Wade Davis, explorador de National Geographic, somos testigos de la extraordinaria diversidad de las culturas aborígenes del mundo que están desapareciendo a un ritmo alarmante.

"Cuando nació cada uno de los presentes en esta sala había 6000 idiomas hablados en el planeta. Una lengua no es simplemente un conjunto de palabras o reglas gramaticales. Una lengua es un destello del espíritu humano, el vehículo mediante el cual viene a nuestro mundo material el alma de cada cultura particular. Es una fuerza generadora de la mente, un cauce, un pensamiento y un ecosistema de posibilidades espirituales."

Transcrito de la charla aquí


Los Papalagis


El clásico librito Los Papalagis es un raro documento de observación de la cultura occidental desde el punto de vista de un pueblo nativo.



Daniel Quinn

 (en Ismael, recomendado primer texto como introducción ideológica a la Permacultura) los llama "Los Dejadores" en contraste a "Los Tomadores" que seríamos nosotros en el 'Primer Mundo' o mundo 'desarrollado' ... y contempla a muchos aspectos verdaderamente primordiales dónde tal vez si, tenemos mucho por aprender.


Jean Liedloff 


en el Concepto del Continuum Jean Liedloff expone una teoría muy radical sobre la crianza del bebé humano tras pasar muchos años conviviendo con pueblos nativos en la Selva de America Latina, observando que muchos de los trastornos que consideramos normales o inevitables en nuestra cultura (ej. las dificultades en disciplinar a los niños, la dificultad en organizar el trabajo y la sociedad civil alrededor de los más jóvenes, e incluso los comunes trastornos psicològicos que se encuentran en adultos, etc.) no se encuentran en estas otras culturas. 


Marlo Morgan 

causó mucha controversia al publicar sul libro "Las Voces del Desierto" por los chocantes conceptos y puntos de vista presentados acerca de los pueblos nativos en vía de extinción de Australia.   Diario o novela de ficción, nos enfrenta a las más profundas (y muy poco cuestionadas) creencias de nuestra cultura primermundista.







Aquí honramos y recordamos a los pueblos indígenas que nuestra 'civilización' está exterminando.

Descolonizar la Permacultura


Dialogo relevante en nuestro FB (cliquean en la imagen)

https://lh3.googleusercontent.com/-JLScd6Lu4lo/VYrdjVS73NI/AAAAAAAAd7E/Bbnxg53AT5c/s1600/Face.jpg


Racismo



Es importante estudiar también el patrón y la mecánica de racismo con el fin de comprender mejor la forma en que podriamos haber creado esta situación de menosprecio y desprecio tan mal - y eventualmente el destruir  de la más valiosa base de conocimientos y culturas del planeta.

Así que esta página está vinculado a la página de racismo en este e-book (por hacer).

Comments