La Navaja de Ockam


El Método Científico tiene dos principios importantes que ayudan a asegurarse que no nos estamos dejando llevar por lo que queremos ver, si no por lo que es realmente comprobable.

Uno es el Principio de Popper, el otro es la Navaja de Ockham

"La explicación más simple y suficiente es la más probable, mas no necesariamente la verdadera", según el principio de Ockham. 

La navaja de Ockham (a veces escrito Occam u Ockam), principio de economía o principio de parsimonia, es un principio filosófico atribuido a Guillermo de Ockham (1280-1349), según el cual cuando dos teorías en igualdad de condiciones tienen las mismas consecuencias, la teoría más simple tiene más probabilidades de ser correcta que la compleja.

En ciencia, este principio se utiliza como una regla general para guiar a los científicos en el desarrollo de modelos teóricos, más que como un árbitro entre los modelos publicados. 

En el método científico, la navaja de Ockham no se considera un principio irrefutable de la lógica, y ciertamente no es un resultado científico. 

"La explicación más simple y suficiente es la más probable, mas no necesariamente la verdadera", según el principio de Ockham. 

En ciertas ocasiones, la opción compleja puede ser la correcta. Su sentido es que a igualdad de condiciones, sean preferidas las teorías más simples. Otra cuestión diferente serán las evidencias que apoyen la teoría. Así pues, de acuerdo con este principio, una teoría más simple pero menos correcta no debería ser preferida a una teoría más compleja pero más correcta.

Qué ha de tenerse en cuenta para medir la simplicidad, sin embargo, es una cuestión ambigua.

Quizás la propuesta más conocida sea la que sugirió el mismo Ockham: 

cuando dos teorías tienen las mismas consecuencias, debe preferirse la teoría que postule la menor cantidad de (tipos de) entidades

Otra manera de medir la simplicidad, sin embargo, podría ser por el número de axiomas de la teoría.







La teoría de la navaja de Ockham

«pluralitas non est ponenda sine necessitate», es decir que las cosas esenciales no se deben multiplicar sin necesidad.
"Principio de parsimonia, lo más simple es lo mejor"



La espada de Ockam 2

Juana de Arco, aguardando en un calabozo ser juzgada, hablando con su conciencia acerca de las señales que ha estado recibiendo supuestamente de Dios. 


Comments