Los Castells: un ejemplo de Inteligencia Colectiva

Como dicen que una imagen vale más que mil palabras, aquellas personas que no lo conozcan, es recomendable ver el video antes de seguir leyendo, pues facilitará muchísimo la comprensión. El video en cuestión es el primer 3 de 10 de la historia.

Primer 3 de 10 de la historia. Castellers de Vilafranca


Que son los castells?

Los castells, es una actividad tradicional catalana que podríamos definir como algo entre el baile y deporte popular, que consiste en levantar torres humanas con una estructura determinada y contando solo con las propias fuerzas. Se trata de una tradición muy arraigada en casi toda Cataluña, con origen en la zona del Camp de Tarragona, aunque en los últimos años se ha ido expandiendo por toda la geografía catalana e incluso se ha "exportado" a Chile y Brasil, como actividad favorecedora de la integración en las comunidades y para transmitir valores relacionados con la cooperación y la comunidad. En este sentido es interesante porqué, salvo casos realmente graves de lesiones físicas, prácticamente todo el mundo puede encontrar su sitio en un castell, mujeres, hombres, altos, bajos, guapos, feos, más gordos, más jóvenes, más viejos, más flacos, más fuertes, más ágiles...

El pasado 16 de noviembre de 2010 fueron declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO.

En el video, una charla para TED de representantes de los Castellers de Vilafranca, explicando y demostrando como funciona una colla.

Charla de los castellers de Vilafranca del Penedès explicando como funciona



5 de 8, tambien llamado La Catedral (colla Vella dels Xiquets de Valls)

En Catalunya es un elemento presente en la mayoría de fiestas mayores, pueden tener desde 3 pisos hasta 10 que es lo máximo que se ha llegado (se intuye que el límite físico del cuerpo humano estaría por los 11 o 12 pisos). La estructura básica de las construcciones viene definida por las distintas partes que constituyen el castell y según el número de pisos y el número de personas por cada piso. De ahí sale la nomenclatura, que se forma por dos números intecalados por 'de', indicando el primer número las personas que hay en cada piso y el segundo el total de pisos (en el video, 3 de 10, 3 personas por piso, 10 pisos de altura). Las partes básicas de un castell son:
- Pinya (Piña): Rodeando el piso inferior, está formada por el mayor número de personas posible. Con los brazos se entrelaza una estructura resistente por encima de la cual pueden ir subiendo los castellers que formarán los pisos superiores. Hay castillos que, por su baja altura y relativa facilidad se desarrollan sin pinya propiamente dicha (limpios) y tambien hay construcciones que colocan una pinya más pequeña rodeando el segundo piso, llamada folre e incluso una tercera llamada manilles. Por encima de las 'manilles' se puede colocar los llamados 'puntals' si bien no suelen emplearse.
- Tronc (tronco): es la parte central del castell, los pisos propiamente dichos. El primer número de la nomenclatura de los castells hace referencia al número de personas por cada piso que se encuentran en el tronco. Si solo hay una persona por piso, se llama pilar.
- Pom de dalt (pomo de arriba): son los tres últimos pisos, que, independientemente del resto del castell (salvo en los pilares) está constituido por los dos 'dosos', el 'acotxador' y el 'enxaneta'. El enxaneta es quien corona el castillo, pasando por encima del acotxador, que se situa agachado (acotxat) por encima de los dosos. El acotxador y el enxaneta suelen ser casi siempre niñ@s, si bien con la entrada en escena de las collas castelleras universitarias, se ha podido ver tambien algunas adultas subiendo bastante arriba.

4 de 8, Castellers de la Vil·la de Gràcia

La actividad se practica acompañada de úna música característica interpretada por 'gralles' (chirimía en castellano, un instrumento de la familia de las dulzainas) y tambores. Cada parte de la melodía va asociada al desarrollo de una de las fases del castell.

Las 'collas' son los grupos que hacen los castells, se trata de grupos bastante numerosos, de 30 personas como mínimo, hasta más de 200, entrando personas desde los 4 o 5 años hasta 60, 70 o más si pueden físicamente. La participación es totalmente voluntaria. La misma naturaleza de la actividad y el compartir el tiempo de ensayos, actuaciones y viajes, hace que en las collas se suela respirar un ambiente de mucha camaradería.

Pilar de 8 amb folre i manilles, Castellers de Vilafranca del Penedès
Aplicando el modelo de Noubel:

Si analizamos esta práctica según el modelo de Inteligencia Colectiva de Noubel:
1. El todo emergente, es los castells en si mismos. Las personas se apuntan a esta actividad porqué les gusta la tradición, para hacer los castells más altos y mejores posibles y porqué disfrutan con ello. En algunos casos es importante, casi tanto como la actividad en si, la identificación con la colla, que recuerda más a la filiación a equipos deportivos que a la práctica de bailes tradicionales.

2. Holopticismo:

- Percepción vertical: hay un 'cap de colla' (jefe) que organiza la disposición de los castellers y el montaje y desmontaje. Este rol puede ocuparse por varias personas, por ejemplo asignando un responsable de coordinar cada una de las partes del castell o bien otros aspectos relacionados. El esquema básico de como se monta y desmonta cada castell es sencillo y conocido por todos los participantes.
- Recepción horizontal: el cap de colla da las órdenes directamente al principio, especialmente a las personas ubicadas en posiciones claves y tambien durante el proceso de subir el castell. Además se acompaña de una música característica que, al tener una melodía distinta para cada tramo, todas las participantes, incluso las que están totalmente cubiertas en el interior de la pinya por otras personas, saben en que parte están y como se desarrola.

3. Vínculo personal a un objeto, mayormente es de tipo 'arte', el simple objetivo de hacer los mejores castells posibles, de pasar esta tradición de generación en generación y de disfrutar haciéndolo. Tambien existe entre algunas collas una cierta rivalidad tradicional, de modo que tambien hay un cierto componente premio/monstruo, subir más arriba que los otros. A pesar de que se celebran algunos concursos, normalmente es una tradición más de cooperación que de competición, no es extraño ver miembros de distintos grupos colaborando durante las jornadas y exhibiciones celebradas.

4. El aprendizaje es totalmente en común, de hecho no tiene sentido que fuera de otra manera. Aunque hay veces que se practican ciertas técnicas concretas en solitario y con elementos inertes, mayormente se enseña y aprende en ensayos colectivos, sean del grupo al completo o trabajando por separado según los varios tramos del castell. Esta enseñanza viene dada por los veteranos a los jóvenes y niños.
Se permiten los errores
, especialmente a los niños. Las consecuencias de los errores se acaban siempre pagando entre todos por defecto, este es un hecho clave para que nadie abuse en la recriminación de un error cometido por otro. Hay mucho aprendizaje en cuanto a asumir responsabilidades y un adecuado reparto de éstas. Sobre el error, merece la pena destacar que un castell que se cae una vez coronado, ya se considera 'carregat' (cargado, hecho), aunque si se logra 'descarregar' (descargar, desmontar) aun es mejor. Finalmente, prácticamente cualquiera tiene derecho de veto absoluto en la plaza, especialmente los niños, que si no lo ven claro no suben.

5. Los 'caps de colla' y otros líderes suelen ir renovandose de forma periódica, la decisión de quien asume el rol suele ser asamblearia. Las personas obtienen autoridad en base a su experiencia y su conocimiento sobre el tema, pero todas las opiniones suelen ser escuchadas.

6. Hay unas reglas sobre como se construyen los castells, como se denomina cada figura, etc... A modo más informal (dado que las jornadas castelleras son días festivos) está el compromiso tácito de estar en condiciones adecuadas de sueño, alimentación y no haber bebido más de la cuenta. También hay cierta flexibilidad y se permite cierto grado de improvisación individual, dentro de lo que la actividad permite.

7. A parte de que a un nivel más informal, las personas que forman una colla suelen llevarse bien entre ellas, creando un buen ambiente en el que es frecuente invitarse a bebidas, compartir cigarrillos, chicles, etc, las mismas características de la vestimenta como la propia actividad, hacen que uno se vea obligado constantemente a requerir la colaboración de los compañeros y a prestar su apoyo.
La camisa de la entidad, se regala a sus miembros, a veces con un cierto ceremonial o ritual, pues se entrega siempre para la primera actuación en plaza que uno hace, ya que significa que ya se está preparado. A parte, antes del castell uno suele necesitar ayuda para colocarse la faja de forma correcta y suele ayudar a otros a hacerlo, durante el castell, uno pone su vida en manos de otros y viceversa, tiene responsabilidad sobre la seguridad de otros.
Finalmente es frecuente que la entidad organice actos para los miembros como comidas, aperitivos o fiestas, que suelen ser financiados por la entidad y gratuitos para los socios; o tambien actividades lúdicas abiertas al pueblo. En este sentido, la economía de regalos existe a muchos niveles, entre miembros, desde la entidad a sus miembros y viceversa, y de la entidad hacia el pueblo y viceversa, y en todos los niveles, tanto formal, como informal e incluso por el propio diseño de la actividad.

Siendo una actividad de tan alto riesgo, en la que participan personas desde la infancia hasta la tercera edad y que ha movido miles de personas durante más de 200 años de historia, el hecho que se hayan contabilizado únicamente 3 accidentes mortales y muy pocas lesiones incapacitantes, significa que se trata de un diseño muy optimizado para maximizar la inteligencia colectiva. En estudios comparativos se constató que tanto la probabilidad de sufrir lesiones como la gravedad de estas, es globalmente menor en los castells que en la práctica de otros deportes más extendidos y, a priori, menos arriesgados.

Finalmente me gustaría comentar el lema de los castells "Força, equilibri, valor i seny".
- Força, fuerza, se requiere una cierta fuerza física para poder participar, pero tambien una fortaleza personal, mental.
- Equilibri, equilibrio, casi sobran comentarios, hace falta trabajar el equilibrio para poder aguantar estas estructuras, pero a parte, hay que trabajar un equilibrio personal, para llegar a la plaza en condiciones óptimas para hacer la actividad.
- Valor, valentía, es una actividad de riesgo, requiere cierta valentía participar en ella y ayuda a vencer los propios miedos.
- Seny, (se pronuncia señ) es un concepto muy catalán, no tiene una traducción directa aunque se suele traducir como 'cordura', el concepto se podría resumir como una mezcla de sentido común, prudencia e inteligencia práctica.
Comments