Diálogo y Debate


Una definición de Conflicto:
Cuando dos personas tienen un desacuerdo
y una de ella (o ambas) tiene una carga emocional al respecto.


David Bohm


David Bohm es un físico que estudió el fenómeno de Inteligencia Colectiva.


Dice:


“El dialogo es juntar los pensamientos

creando un significado

que fluye y evoluciona continuamente,

llevándonos a niveles más profundos de entendimiento.

Se crea un nuevo tipo de mente

y de aprendizaje

que aumenta nuestra Inteligencia Colectiva”.


Pero

¿qué es el Diálogo?


1) El Diálogo es colaborador: dos o más o personas trabajando juntas hacia un entendimiento común

El Debate crea oposición: dos o más personas o bandos se oponen e intentan demostrar que la otra parte está equivocada


2) En el diálogo, el objetivo es encontrar terreno en común

En el debate, el objetivo es ganar


3) En el diálogo, uno escucha a otra(s) parte(s) para encontrar significado, aclarar intenciones y encontrar acuerdo

En el debate, uno escucha a otra parte para encontrar defectos y rebatir sus argumentos


4) El diálogo extiende, agranda y posiblemente cambia el punto de vista del participante

El debate reafirma el punto de vista del participante


5) El diálogo revela suposiciones para re-evaluación

El debate defiende las suposiciones cómo verdad


6) El diálogo provoca introspección de la posición de uno

El debate provoca crítica de la otra posición


7) El diálogo abre la posibilidad de conseguir una solución mejor que ninguna de las soluciones originales

El debate defiende la posición de uno como la mejor y excluye otras soluciones


8) El diálogo crea una actitud de mentalidad abierta: la apertura al ser equivocado y apertura al cambio

El debate crea una actitud de mentalidad cerrada, una determinación a tener la razón


9) En el diálogo, uno presenta su mejor pensamiento, sabiendo que las reflexiones de los demás ayudarán a mejorarlo, no a destruirlo

En el debate, uno presenta su mejor pensamiento y lo defiende contra los ataques para mostrar que es correcto


10) El diálogo pide dejar de lado temporalmente las creencias de uno

El debate pide implicarse completamente con las creencias de uno


11) En el diálogo, uno busca el acuerdo básico

En el debate, uno busca manifestar las diferencias


12) En el diálogo, uno busca las fortalezas de las otras posiciones

En el debate, uno busca los defectos y debilidades de las otras posiciones


13) El diálogo supone preocuparse por la otra persona y no busca ofenderla ni distanciarse de ella

El debate supone contrarrestar la posición del otro sin tomar en cuenta los sentimientos o relaciones y a menudo infravalora o desprecia a la otra persona


14) El diálogo supone que muchas personas tienen los trocitos de la respuesta y que juntos las pueden juntar hacia una solución factible

El debate supone que hay una respuesta correcta y que alguien la tiene


15) El diálogo queda abierto

El debate supone una conclusión



La Parábola Sufi de Los Seis Ciegos y el Elefante, ilustra esta diferencia en un cuento divertido..






Cooperación y Comunicación


gracias a Manuel Nuñez García para enviar este artículo al grupo email de la Red de Permacultura Ibérica:


(hay que decir que ahora con experiencia parece que los MÉTODOS pensados por Bohm no funcionan particularmente bien, pero su observaciones sobre el diálogo son muy importantes, si los incorporamos en un diseño más amplio y apropiado a la situación en la que nos encontramos)


Hola, Ami@s, he encontrado este mensaje en el foro "otra democracia es posible", de 2003. Para anticipar ambiente del Xº encuentro de ecoaldeas considero interesante presentarlo aquí.



¿Cuántos proyectos, cuántas comunas y cuántos grupos de trabajo o partidos políticos conoces que han fracasado?

¿Y cuál ha sido la razón?


En la mayoría de los casos el fracaso no se debe a las diferencias de opiniones sino a la manera en que se las comunica. Es la manera de hablar lo que indica la actitud del hablante que subyace en su comunicación. Son el lenguaje verbal y no verbal los que reflejan el respeto, la arrogancia o la indignación de la persona. Y, naturalmente, también reflejan las emociones: la frustración, la rabia o la alegría.

Donde se forman grupos, tarde o temprano, surgen los conflictos.


Para lograr una buena comunicación no se trata de llegar a una armonía, evitando las opiniones opuestas o “desviando” alrededor de los conflictos, ya que cuando se barren bajo la alfombra apestan y se agravan. Por tanto hay que reconocerlos y tratar de resolverlos lo antes posible.


Lo importante, sin duda, es la manera de solucionar los conflictos.


En la comunicación es necesario distinguir entre dos niveles: el nivel personal y el del contenido. Quiere decir, nunca critiques a una persona (“tu eres…” “usted es….”), sino háblale del contenido y manda tus mensajes con “yo” en lugar de “tu”.

Doy un ejemplo: “Cuando (yo) entré aquí y vi que el correo sigue en la mesa, me sentí desesperada, porque los socios en Almería necesitan los folletos hoy…..”


Los conflictos y su resolución gastan energía. Por consiguiente podríamos preguntarnos ¿Hay una forma de comunicar para prevenir algunos?


Si, la hay. Sin embargo, os va a costar algo acostumbraros al dialogo que propuso el físico David Bohm. Su método para desarrollar nuevas ideas o reflexionar sobre algo del pasado nos puede ser muy útil.


L@s participantes se sientan en un círculo, o si hay much@s, en dos o tres círculos concéntricos. En medio se pone un canasto y un objeto que tenga un sonido agradable. Yo utilizo un cuenco tibetano. Una persona (a lo mejor alguien que ya tenga experiencia en moderar reuniones) es el o la facilitador/a. Su función es intervenir cuando el diálogo se convierte en una discusión. Al comienzo del proceso pide permiso al grupo para ejercer esta función.


Sería útil también si la facilitadora del proceso pidiera a los participantes dejarse llevar por el momento (es decir, por lo que escuchan en el “aquí y ahora”) y no por unas ideas fijas o cronificadas que saquen de algún “cajón mental”.


El tema se encuentra en el centro, en el canasto. Eso significa que cada persona puede contribuir con su idea y la “mete” en la chistera. Pero antes de hablar, coge el objeto que está en medio (el cuenco, por ejemplo) para indicar a todos los demás que quiere ser escuchado.

Expone brevemente su idea y/o expresa su emoción. Lo último también es importante. Luego vuelve a poner el objeto en el centro. Así se “des – acelera” la comunicación. Eso da tiempo a tod@s para pensar - antes de contestar. Probablemente habrá un/a participante con pensamientos distintos e incluso opuestos. Éste participante no se dirige a la persona anterior sino al canasto. ¡Allí se encuentra el tema en común! - y el o ella añade su pensamiento, idea o emoción, siempre hablando con “yo”. Así el “tesoro” en el canasto va creciendo.

Al final de la sesión la facilitadora puede hacer un resumen. No siempre es oportuno llegar a una solución. A veces es mejor que los asuntos “maduren” para reflexionar sobre las diversas perspectivas y apreciarlas.


Cuando se trata de informar sobre nuevos asuntos, para cosas cotidianas o para tomar decisiones prácticas con menos relevancia, el diálogo no se presta tanto, porque consume más tiempo. En este caso es preferible emplear el método de la “moderación con el meta-plano”. Sería muy útil si una o varias personas tuvieran conocimientos de esta técnica. Los demás aprenden el método “sobre la marcha” y lo pueden copiar después de algunas sesiones. Así pueden turnarse los moderadores.


Para obtener una buena comunicación en un grupo que coopera durante largo tiempo recomiendo la alteración del diálogo y de la moderación con meta-plano, siempre depende del objetivo que tenga el grupo en estos momentos.

Además aconsejo reservar una hora y media semanalmente para encontraros en un círculo con el fin de hablar sobre los asuntos emocionales no resueltos todavía, los que se encuentran bajo la alfombra. Esta medida es comparable a la cita que pides a tu dentista una vez al año para prevenir los daños graves, es decir antes de que se te caigan los dientes.


Por tanto, antes de que se desintegren los miembros de tu grupo recuerda que la comunicación lograda es la base de cualquier cooperación exitosa.


Para más información puede dirigirse a la autora de este artículo. Carola von Garnier, directora del instituto Avance, que ofrece cursos y formaciones en comunicación, moderación y resolución de conflictos":




.



Y nota que no todos los conflictos son destructivos o no productivos... pero cuando lo son, normalmente es porqué una o ambas personas tienen tanta carga emocional que no pueden pensar bien, o 'estar presentes'. 



Empezamos con una definición de conflicto para definir los términos usados.

Aquí el "diálogo" se describe como distinto al "debate" que en este caso es el tipo de discusión que lleva al conflicto no-productivo.  

Pero sabemos que en uso corriente también usamos "debate" en el sentido de "diálogo" descrito aquí.

No se propone una re-definición de "debate", si no de notar las diferencias, para intentar que más de nuestras conversaciones importantes sean Diálogos, en esta descripción.



Y nota que ¡no está mal tener carga emocional sobre un tema!

Nuestras emociones son muy importantes, y sirven para ayudarnos a pensar mejor, SI LAS DESAHOGAMOS de forma efectiva. 

(ver Clase 1.6 y la técnica de los Piensa Escuchas)

Entonces, una forma de ayudarnos mutuamente o ayudarnos a nosotras mismas evitar conflictos destructivos o no-productivos, es simplemente de descargar esa carga emocional antes de seguir hablando.

A veces las 'cargas emocionales' son simplemente 'recuerdos' de antiguas heridas que vamos arrastrando (en cual caso, la persona que parece está causando tu emoción en realidad te está ayudando), y desahogándolas podemos darnos cuenta de que trabajo tenemos pendiente, personalmente - y hacerlo, para poder trabajar mejor en grupo.

A veces pero sentimos emociones porqué está pasando alguna injusticia (¡por eso sirven las emociones! son una alerta de peligro o abuso real que requiere nuestra acción inmediata), entonces desahogarlas nos ayuda a pensar mucho mejor en como solucionar el problema.

Pero tenemos que elegir de forma inteligente cuando y con quien es mejor desahogar (por eso es importante diseñar bien nuestro grupo de apoyo).
Comments